El centro del mundo está en una pequeña calle de Barcelona. Fue una casa, fue un taller, ahora es la sede de la  asociación Casa-Taller de Marionetas de Pepe Otal, empeñada en dar vida y continuidad al taller de un titiritero de Albacete con raíces en en el norte de Huesca.  

Fuimos a parar el sábado a la noche, amigos de amigos de la loca Greta, después de no haber conseguido entradas para el espectáculo de esse sábado. Allí estaban acumulados más de treinta años de trabajo ininterrumpido  (baúles, decorados, tarimas, títeres de todos los tipos y tamaños, herramientas, materiales de uso y desuso, libros, papeles, carteles...) No debe haber outro lugar en España que te contagie tentas cosas en tan poco tiempo, todo un mundo y una cultura nueva, escondida, marginada al estatus de “para niños”, como si esos muñecos irreverentes no fueran ya capaces de decir las cosas que los adultos no tienen valor de expresar.  

Ahora ese museo vivo expone el legado de Pepe, organiza cursos con titiriteros locales e internacionales, celebra “fiestas titiritero-poéticas”... No todas las semanas,  pero algunos sábados ese tesoro se abre a los iniciados, a los que tienen un amigo titiritero,  a los que todavia creen que con un dedo, con una escoba, com un muñeco, se pueden decir tantas cosas prohibidas... c/Guardia, 11, Barcelona

http://www.youtube.com/watch?v=5oUY2kjxtR4