Pienso en Madrid / mi vida / en sus plazuelas, / mi pan / y su sabor, / los compañeros / de las tardes / de otoño, / cuendo el cielo se vuelve un naranjal, / y la sangre golpea, / y el aire aquel / metido / en la camisa, / y los gritos / de la chiquillería.